miércoles, 27 de junio de 2012

DE GDANSK A DONETSK


A las 3:00 de la mañana ya sonaban los despertadores. Nuestro vuelo salía a las 6:30 y queríamos ser precavidos. Vuelo a Varsovia, dos horas y media en el aeropuerto,  y vuelo a Donetsk.  Curioso lo de la compañía de vuelo polaca:  cuando en medio mundo se eliminan todo tipo de ágapes, aquí te dan bocatas y bebidas para desayunar, y más de lo mismo para comer.

Al llegar a Donetsk nos dimos cuenta del poco ambiente de fútbol que hay por aquí. Quizá sus temas políticos les impiden ver la gran oportunidad que se les brinda para dar a conocer su país, o quizá sea simplemente su naturaleza introvertida. El caso es que si en Polonia se desvivían por intentar entenderte, ayudarte y facilitarte las cosas, aquí parece que hasta les molesta venderteuna botella de agua.  Y si te quieren vender algo, son excursiones y visitas para pagarse diez meses de sueldo.

 Conlas cosas así,  el sentir general del grupo era claro,  pero ya que estábamospor aquí, habría que comprobar la calidad de las cervezas de la zona. Pero primero había que explorar los  alrededores de nuestro hotel, y es que  son para fliparlo. Ponen papel de aluminio en las ventanas, y cuando tomamos el tranvía parecía estar sacado de una película de Paco Martínez Soria del año catapún. Y es que son muy curiosos los vehículos por aquí, lo mismo ves un Cayenne que un 124, aunque estos últimos son más habituales, claro. De los autobuses ni hablamos, y de las ambulancias mejor una imagen. Y no es de coña.


(Pendiente foto)

Una vez situado el McDonald´s (creo que es la primera vez que me cuesta encontrar uno en una ciudad),  nos encontramos con el pub que se convertiría en la sede oficial del grupo, el Richard´s y nos atrincheramos en su piso inferior, ya que es un local con tres plantas y que abre de 12:00 a 6:00, reuniendo pastas, cafés y tés, y con un piso inferior decorado de forma medieval, pero con Wi-Fi. Como había partido, decidimos visitar la fan área, bonito paseo que solo por esto mereció la pena. Una fan área sincomida, lejos del centro y pequeña además de desolada vuelve a recordarnos que esto no es Polonia.
En cualquier caso la ciudad es bonita,  y problemas para cenar,  comer o beber a cualquier hora no hay, y esto se agradece con los horarios que tienen los partidos  (no olvidéis que estamos una  hora más tarde que en el resto de Europa) y si ya lo habíamos comprobado en el Richard´s, también lo haríamos arriesgándonos  a cenar a la 1 de la mañana en un peculiar restaurante/karaoke /bar de copas de comida mejicana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada